Ya sabéis que en Waynabox somos muy científicos, no engañamos y siempre decimos la verdad. Y, por eso, cuando conté por estos lares las razones por las que debéis viajar con vuestra madre alguna vez, no mentía y basaba mis afirmaciones en un razonamiento 100% experimental. Sí, me gusta viajar con mi madre, sobre todo desde que me independicé y puedo echarla más de menos. Por eso una vez al año nos escapamos y para evitar que me critique el horario de vuelos o el hotel me dije “eh, vamos a aprovecharnos de Waynabox y voy a echarles el marrón a esa familia que me aguanta 40 horas a la semana”. Y, mirad por donde, mi madre quedó más que encantada de nuestro viaje sorpresa a… ¡Bruselas!

La capital Belga es uno de los destinos Waynabox que más sorprende a nuestros viajeros. Y, ciertamente, a mi también me sorprendió a bien y superó mis expectativas. Siendo sincera, es una de esas ciudades que, sin saber nada de ella, nunca me había llamado la atención y en realidad fueron los #wayners quienes me despertaron la curiosidad. Ya tu sabeh, cuando eres Social Media Manager y te pasas el día cotilleando trabajando en redes sociales, descubres muchas cosas y los secretos de Bruselas fueron uno de esos descubrimientos que merece la pena ver… in situ. ¡Repasémoslos!

1. Bruselas es mundialmente conocida como ciudad administrativa pero que esto no te eche el freno: en realidad, su mejor parte es el casco histórico, un núcleo de callejones peatonales y de estética reminiscente a su pasado medieval.

2. La Grand Place es la plaza más famosa de Bruselas, la más bella del mundo (considerada por muchos intelectuales, como Víctor Hugo) y la imagen que aparece en Google cuando tecleas “Bruselas”. Es Patrimonio de la Humanidad, tiene una ornamentación preciosa y mola mucho hacer un video 360º desde el centro.

bruselas1

3. El Mannekin Pis es esa famosa estatuilla del niño haciendo pis que todo el mundo quiere ver cuando va a Bruselas. Y sí, la tienes que ver. Ni que sea para cerciorarte de que no merece nada la pena.

4. Lo que sí debes visitar es el Parque del Cincuentenario, coronado por un magno edificio en forma de U que sirvió para conmemorar el cincuenta aniversario de la independencia de Bélgica durante la Exposición Universal de 1880. Es MUY gran e impresiona.

@marcdominguez en Bruselas

Esta foto la hizo nuestro vídeo maker @marcdominguez cuando se fue de Waynabox a Bruselas antes de que trabajara en Waynabox. Yo creo que esto fue algo del destino. En serio.

5. Muy cerca del parque se encuentra la ONU. Y bueno, aunque no tiene nada en sí, seas o no un euroescéptico siempre hace mucha gracia sentirte cerca de un edificio importante.

6. Pero dejando de lado los edificios, lo MEJOR de Bruselas es la cerveza. Bueno, si te gusta, claro. Aquí sí entienden de cultura cervecera y el claro ejemplo es el Delirium Café, el bar con más tiradores de cerveza de Europa (¡más de 25!).

delirium cafe

7. Y si no te gusta la cerveza, aquí el chocolate y los waffles (gofres) corren a raudales. Más te vale patearte la ciudad de arriba abajo para compensarlos. Porque no vas a parar de comer.

8. Suma unos cuantos km más a los anteriores, sobre todo cuando pruebes las frites à l’andalouse. Las patatas fritas con esta “salsa andaluza” -que nada tiene que ver con nuestros vecinos del sur- son una delicia para el paladar. ¿Mis favoritas? Las de Café Georgette  (Rue de la Fourche 37) <3

9. Y, claro, no podemos terminar sin citar los moules a la marinière de Bélgica, que nada tienen que ver a los mejillones a la marinera de aquí, sino que se preparan con vino blanco y apio y quedan deliciosos (¡y muy saludables!).

mejillones bruselas

10. El Atomium mola más en persona que en fotos. En serio. Acercaros a esta molécula gigante y, recomendación wayner, ¡subid! Sino, os arrepentiréis 😉

bruselas7

11. Bruselas tiene zonas verdes preciosas como el Parque de Bruselas o el Jardín Botánico -a parte del Parque del Cincuentenario o del parque del Atomium- donde podrás disfrutar de un poco de running o de un picnic dominguero.

12. Otra de las mejores cosas de viajar a Bruselas es acercarte a Brujas, a menos de una hora en tren, el pueblo más bonito que he visto. Aviso a navegantes: id temprano porque sino… ¡se llena de turistas y es un agobio!

brujas

13. También puedes (o incluso, debes) acercarte a Gante, cuyo centro y su castillo tienen un encanto similar a Brujas. Si paráis aquí a comer, no os perdáis Amadeus (Plotersgracht 8), restaurante especializado en costillas (con menú all you can eat) o Pain Perdu (Walpoortstraat 9), descubrimiento de mi compi Xavi e idónea para hacer brunch.

Así de mal en Gante

Así de mal en Gante

14. En Bruselas no hace falta irse de discoteca hasta altas horas de la noche para pasarlo bien: ir de bares (a los mejores) es el mejor plan noctámbulo.

15. Vuelves de Bruselas con la sensación de que podrías volver a ir… Así que seguro que pronto volveré.

Aunque por ahora tengo pendiente otro viaje Waynabox así que… ¿Te atreves tu también a disfrutar de una escapada a un destino sorpresa?

¡Reserva ahora tu aventura Waynabox!