Desfase, techno y ruinas: esta es la increíble noche de Berlín

Berlín es la capital de la fiesta en Europa. Al caer la noche, las calles se llenan de gente que, cerveza en mano, inundan los pubs, los bares y, más tarde, las discotecas, donde hay una fiesta loquísima hasta bien entrada la mañana. Y vuelta a empezar. O al menos eso es lo que me ha contado mi colega Max, que justo regresa de una larga estancia en la capital alemana. Si planeas salir de fiesta en Berlín, atento a lo que te contamos. Así es la incomparable vida nocturna en Berlín.

Así, a grandes rasgos, ¿cómo es la movida berlinesa?

Lo primero que hay que saber es que Berlín es la cuna del techno en Europa. Aunque todo empezó en el Detroit de los 80, Berlín fue la puerta de entrada del movimiento, y aún sigue muy vivo a día de hoy. Seguramente lo más destacable es que el panorama no es como el de cualquier otra ciudad, donde se prima la afluencia de turistas y cualquiera puede entrar en cualquier sitio. En Berlín existen locales muy selectos, donde solo puedes entrar si eres local o vas acompañado por un alemán; además, quien vaya a una discoteca debe ser alguien que realmente aprecie la música y quiera disfrutarla. Eso de quedarse toda la noche acodado a la barra no se estila.

¿La escena es tan underground como uno imagina?

Sin duda. Y es justo lo que hace que Berlín sea un icono. Todo está muy desmejorado, las calles pintadas y algunos edificios en ruinas, lo cual le otorga un aspecto un tanto tétrico pero que a la vez mola mucho. También significa que, si quieres, puedas montártelo con poco dinero. En los Späti, que son como badulaques, te puedes comprar una cerveza muy barata y tomarla sentado en sus bancos: un salvavidas para los que somos pobres. Y lo que también hace mucha gente es ir a los parques y lagos a tomar algo. Ya por la tarde, las calles y los parques estaban plagados de gente tomando birras y de risas. Como ves, por lo general, hay bastante permisividad con beber en la calle…

small group of young adults stand together on rooftop talking an drinking beer, illuminated skyline Berlin

Captado. Pero a lo importante: ¿por dónde se sale?

Tal vez hayas oído hablar del Berghain. Es, probablemente, el mayor templo de la música electrónica del mundo, y con razón. Además, tiene esa aura de misterio, sobre todo por la política de entrada súper estricta que tienen, hasta el punto que sus seguratas son casi igual de famosos que la propia discoteca.

Las colas para entrar son brutales, y una espera de tres horas un sábado por la noche puede terminar con un simple: “Nein”. Y ya. Pero si entras, la experiencia es increíble: está prohibido grabar y hacer fotos (“lo que pasa en Berghain se queda en Berghain”), y tampoco hay espejos para no distraerte de lo importante, que es pasártelo bien sin más.

La famosa discoteca ocupa una antigua central eléctrica y su estricto portero, Steven, es conocido como "el cancerbero de la noche berlinesa"

La famosa discoteca ocupa una antigua central eléctrica y su estricto portero, Steven, es conocido como “el cancerbero de la noche berlinesa”

Suena genial, pero ¿y si uno de esos porteros me da largas? ¿Qué hago?

Son inflexibles, así que lo mejor es que no discutas y te vayas a otro garito. Enfrente, al otro lado del río, está el Tresor, que es un mítico local con 25 años a las espaldas (abrió poco después de la caída del Muro y fue todo un símbolo de unión en la época).

Para no arriesgarse, lo mejor es probar en Watergate los miércoles, Stattbad Wedding los sábados o Club der Visionäre los domingos por la tarde. Algunas discotecas abren todos los días de la semana, y no cierran desde el viernes hasta los lunes a las 10am. En Berlín hay mucha cultura de club y, como te decía, es complicado entrar en algunos sitios si te ven pinta de turista.

Aham. ¿Alguna sugerencia más?

Friedrichshain es la zona que los techno heads suelen frecuentar, y otra de las mejores alternativas a Berghain es ://about blank, cerca de Ostkreuz. Eso sí, lleves chaqueta de camuflaje ni nada raro, ya que no te dejarán entrar si llevas a la vista algún tipo de insignia institucional. Por este barrio hay de todo, desde bares decentes para tomar la primera copa a clubs más pequeños.

Al aire libre y muy alternativo, así es ://about blank

Al aire libre y muy alternativo, así es ://about blank

Un tema por el que te tengo que preguntar es la droga.

La gente en Berlín sale muy a lo bestia, sí. Es cierto que hay cierta permisividad con drogas como el MDMA, aunque también es cierto que hay otras drogas que nadie tolera, sobre todo aquellas que pueden echarse en la bebida de alguien sin que se dé cuenta o con las que puedas pillar una sobredosis fácilmente. En general también hay tolerancia 0 con los que van pasadísimos. A veces hay policía de paisano en las discotecas, sobre todo por los camellos. Yo, por mi parte, me hice adicto a los kebabs. Hay mil lugares para comprar alguno de madrugada y están increíbles.

¿Algo más que añadir?

Por la calle hay máquinas que, si introduces una botella de plástico o vidrio, te devuelven dinero. No hay ni una botella tirada en el suelo. Es la hostia.

¿Pensando en hacer una escapada?

Atrévete a viajar a un destino sorpresa con Waynabox desde 150€ por persona

¡No descubrirás a dónde vas hasta 2 días antes de volar!

¡Reserva aquí tu viaje Waynabox!

Leave a Reply