A estas alturas, no es ningún secreto que las mejores patatas fritas del mundo se encuentran en Bruselas. En la capital belga, no hay gastronomía más popular. Popular en el sentido estricto de famosa, porque lo cierto es que las patatas fritas belgas no están destinadas a ninguna clase social concreta, sino que las podrás encontrar en cualquier fritkot de callejuela o plaza hasta en los más caros y refinados restaurantes del país.

Mientras que su origen ha sido fruto de debate, puesto que franceses y belgas se disputan por igual la autoría de las frites, en lo que concuerdan todos los expertos es en el nacimiento de este manjar como una cocina de calle, que los belgas han sabido sublimar y llevar hasta cotas de excelencia.

Pero, ¿qué tienen les frites belges que las hace únicas? Utilizando una variedad de patata conocida como Bintjes, el truco de su sabor incomparable se basa en la elección del aceite que se utilizará y en el doble proceso de fritura, que les dota de su característico aspecto dorado y crujiente. Y, llegados a este punto, es el momento de servirlas. Pueden comerse solas o acompañadas de salsa, una lista casi infinita: curry, ketchup, andaluza, cocktail, de pollo, de ajo, pita, brasileña, mostaza, de pepinillos, de queso, americana… Desde las más suaves hasta las más picantes, a gusto del consumidor.

Si quieres saber dónde comer las mejores patatas fritas de Bruselas, aquí te dejamos una lista con los lugares más ilustres:

 

Maison Antoine

Place Jourdan, 1, Etterbeek

Maison Antoine

Sin duda, la fritkot más popular de toda BXL, y considerada la número uno. La Maison Antoine fue fundada hace casi 70 años por Antoine Desmet y su esposa quienes, durante mucho tiempo, se habían desplazado de feria en feria preparando patatas fritas para su venta ambulante. Pero un día decidieron establecerse en la plaza Jourdan, desde donde (entonces no lo podían ni imaginar) se acabarían convirtiendo en un lugar mundialmente reconocido.

 

Fritland

Rue Henri Maus, 49, Centre

fritland

Su céntrica situación, justo en uno de los laterales del edificio de la bolsa bruselense es una de sus grandes ventajas, además de su amplio horario, que los fines de semana se extiende hasta la madrugada.

 

Frit Flagey

Place Flagey, Ixelles

frit flagey

Todo un clásico, sobre todo para los habitantes de Bruselas, aunque suelen tener fama por no ser demasiado rápidos atendiendo.

Otros ilustres rincones donde degustar las mejores patatas fritas son:

 Chez Clémentine (Place Saint-Job, 40, Uccle), Chez Fernand (Avenue Georges Henri, 187, Woluwe-Saint-Lambert), Friterie du Miroir (Place Reine Astrid, Jette) o Friterie de la Barrière (Avenue du Parc, Saint-Gilles).

Chez-fernand

Y si lo que se quiere es culminar la experiencia de la manera más tradicional, lo ideal es acompañar las patatas con el plato belga por excelencia, los mejillones (moules-frites).

moules-frites

 

¿Cansado de las patatas de bolsa con más aire que patata?

¡Reserva ya tu viaje y descubre Bruselas con Waynabox!

Leave a Reply