La nieve mola. Y más aún, cuando tiñe de blanco uno de esos escenarios que, por regla general, está sacudido por el calor. ¿Un ejemplo? Roma. El frío siberiano que azotó parte de Europa la semana pasada se hizo un hueco en la capital italiana, dejando un bonito manto que emocionó a grandes y pequeños… Y que nos dejó unas bellísimas imágenes de la ciudad. ¡Lo que hubiésemos dado por estar ahí!

Por suerte, muchos de nuestros viajeros pudieron disfrutar de Roma con nieve. Esperamos que nos envíen muchas fotos para darnos envidia 😉 Y, mientras, por aquí ya estamos preparando nuestro próximo viaje sorpresa por Europa… A ver si hay suerte y aún encontramos nieve por algún lado. ¿Te vienes?

 

Leave a Reply